miércoles, 31 de agosto de 2016

Love, Rosie / Donde termina el arcoiris

Con la reseña de hoy me va a ser más difícil de lo normal hablar con objetividad porque, la verdad, este libro me gustó muchísimo, tanto que está queriendo entrar a la lista VIP (¿o VIB?) de los favoritos. Love, Rosie es un libro con mil nombres: primero fue Rosie Dunne, después Love, Rosie y ahora parece ser Where Rainbows End. Yo lo conocí por el primero (es la edición que tengo) porque lo compré cuando me enteré que iban a hacer una película con ese nombre. La edición del libro en español tiene el último nombre que le pusieron al libro en inglés: Donde termina el arcoiris; pero la película se llamó Los imprevistos del amor (?


Título: Donde termina el arcoiris
Título original: Rosie Dunne / Love, Rosie, Where Rainbows End
Autora: Cecelia Ahern

Es un libro que habla del amor, de la vida, y de las relaciones. ¿Ya dije que soy fanática del género epistolar? Bueno, está completamente (salvo el epílogo, pero sshh eso no cuenta) narrado mediante cartas, mails y chats… listo, ya soy #supermegafan

Todo comienza con una serie de notitas que se envían Alex y Rosie a los 7 años, notitas que llegan a ser tiernas y divertidas. Y así como las notas crecen y se transforman en largos mails y cartas, los personajes también. La relación de estos mejores amigos tiene que superar varios obstáculos, y hay muchísimas circunstancias y cambios de planes que hacen que las distancias crezcan. 

Rosie siempre amó los hoteles, y Alex decidió que quería ser médico. Ese sueño que cada uno de ellos tuvo desde la infancia influyó en sus juegos y formó una parte importantísima de sus conversaciones. Pero a pesar de estos caminos distintos, no estaba en las intenciones de ninguno de los dos separarse: planearon ir a universidades cercanas y mantener esa relación tan fuerte. 

"Anyway, my point is (I know, I know, there is one), I don’t want to be one of those easily forgotten people, so important at a time, so special, so influential, and so treasured, yet years later just a vague face and a distant memory. I want us to be best friends forever, Alex.”

No voy a contar nada más de la trama, solo les voy a recomendar que lo lean (y que estén de acuerdo conmigo, por favoooooooooooorrr). Es un libro para sufrir un poquito y reírse otro tanto. Uno ve la cantidad de páginas que quedan y se estresa porque van pasando los años y las cosas parecen complicarse más y más. Eso lo hace adictivo

“You would be surprised at how easy is to get out of bed in the morning when you’re going to do something that doesn’t make you want to jump off the top of the bus.”



Fue difícil, pero aguanté meses sin ver la película. No quería saber nada de ella hasta haber terminado con el libro. Obvio que, apenas unas horas después de haber leído la última página, ya estaba lista para verla con mi buen amigo Netflix. No me gustó. Odié que todo pase tan rápido y que cambie TANTO. Sí, los lectores somos super exigentes y pretendemos que se resuman 500 páginas en 2 horas. Pero en el intento por simplificar, al sacar personajes y razones por las que pasaban las cosas, termina teniendo poco sentido. Por ejemplo, hacen que Alex parezca...muy...salame..., no hagan eso, no entendieron nada. Y ¿QUÉ ES ESO DE FUSIONAR A GREG CON BRIAN THE WHINE? ¿ESTÁN LOCOS? 

No quiero seguir con el rant, así que voy a destacar cuatro cosas que sí me gustaron de la adaptación a la pantalla que hicieron en 2014:

 - Sam Claflin (je)

 - Las canciones de Lily Allen (¡¡¡y que usan Aserejé de Las Ketchup!!!). Cuando revisé este comentario de la música, que había escrito durante la película, decidí chequear esto, y encontré esta web que está bárbara. (OJO con los spoilers)

 - Las imágenes bellas bellas

 - Uno de los diálogos finales, donde usan el lenguaje hoteleril(?) *recuerden que Rosie soñaba con trabajar en un hotel

Y esta fue mi reseña del libro con su pequeño comentario acerca de la película. Espero que les haya gustadoooo