miércoles, 24 de agosto de 2016

Fairest (Crónicas Lunares #3.5) - Marissa Meyer

Título original: Fairest
Autora: Marissa Meyer
Edición: V&R Editoras
Páginas: 177

¿Podrían creer si les dijera que no solo tengo un bloqueo lector, sino también bloqueo reseñal(?)? Pero ahora sí tengo todo preparado para intentar que salga algo: mate, música y compañía gatuna.

Levana, the ultimate villan. El personaje que fue inventado para odiar desde el primer momento. No les voy a mentir, algo mal me caía, pero últimamente, los "villanos" me caen un poquito mejor que los "héroes". En especial si las maldades que hacen les salen demasiado bien, jaja. (Side comment: Hace unas horitas terminé de ver Jessica Jones, y amé a Kilgrave. No me pueden decir que no es un genio.)

¿Ustedes cómo se imaginan que una familia de la realeza puede ser? Todo lo contrario de lo que aparentan, ¿no? Levana es la hermana menor de Channary, la heredera de Luna, cosa que ya crea cierta rivalidad entre ellas. Sadly, sucede una tragedia en el palacio en la que sus padres (los reyes) mueren. Así es como Channary es coronada como la Reina de Luna.
Hablemos de esa heredera y Reina un poco problemática... Les dejo una de sus "frases célebres", así se dan un poco de idea de como es su personalidad:


“... una dama debería tener tres juguetes al mismo tiempo: uno para el romance, otro para la cama y otro para que la adorne con joyería costosa.”


¿Vieron?, no muy buen material para Reina, y mucho menos para la potencia que es Luna. Nunca fue muy buena con la política, y menos con la economía. Su filosofía de vida era masomenos "estar de joda todo el día". No se toma nada en serio, ni el crush que tiene Levana con uno de sus guardias. Toma eso como una situación graciosa, pero no sabe hasta donde su hermana es capaz de llegar...


“¿Por qué ella no podía ser cualquiera? ¿Por qué no podía ser la única persona que deseaba que deseaba ser?
A lo mejor el problema era que nunca había estado seguro de quién era esa persona.”


Como algunos ya saben, los Lunares no vacíos tienen la habilidad de crear encantos, y Levana es una experta en eso. Pero no es porque quiera. Ella empieza a perfeccionar su técnica tras un "accidente" que tuvo cuando tenía 6 años, el cuál también influyó en su odio a los espejos.


“Odiaba los espejos. Detestaba sus reflejos, sus verdades. Odiaba el hecho de que parecía ser la única que los aborrece, aun cuando [...] todo el mundo se paseaba por ahí con encantos tan absolutamente falsos como el suyo.”


Tengo que admitirlo, tenía un poco de miedo de que hicieran a Levana muy "blandita". Que te la presentaran como un alma desamparada con el único objetivo de que te diera lástima. Aplausos para Marissa por eso, porque es todo lo contrario. Te hace entender porque hace las cosas que hace, si, pero seguís sintiendo lo mismo por ella: lo contrario a amor, jaja.

Gracias a su preciada hermana (nótese el sarcasmo) tiene problemas de autoestima y hasta se podría decir, de personalidad. Channary siempre la rebajó y la hizo sentir insignificante. Desde ese accidente que la llevó a tener que cambiar su apariencia, hasta pensar que la única manera en la que podía conseguir cariño era a través de la manipulación.


“El amor empieza con la confianza, y la confianza no se puede ganar si la gente piensa que esconde algo.”


Gran parte de la historia es su relación con uno de sus guardias. La cual es un poco... complicada. Levana al ser de la realeza tiene un poder de decisión mayor sobre Evret, el cual pareciera que hace todo por compasión, ya que no tiene mucho que perder.

No hay mucho más para decir... es una historia oscura en comparación con el resto de los libros de la saga. Es muy llevadero, fácil de leer porque te mantiene intrigada por saber cuál es la próxima maldad que Levana va a hacer, jaja.

Ah, casi me olvido. ¡Aparece Winter en la historia! Amo como Marissa conecta todo con todos. Ya quiero saber que pasa cuando ella es más grande. Además de ella se cuenta un poquitito sobre la famosa princesa Selene. V&R, ¡apuren con Winter!, lo necesito, jaja.