miércoles, 17 de febrero de 2016

Estudio en Escarlata

¡Hola, alpinistas! ¿Cómo los trata el verano? Salvo que haya una pileta o cercanía a una playa no creo que bien, jaja. Bueno, vamos a lo nuestro: es probable que ya haya dicho que no me resulta nada fácil reseñar clásicos, pero con este no creo haber estado tan mal. Personalmente me gustó, y si bien tuve un problemita durante la lectura, después se resolvió y nos entendimos bastante bien... ¿Lo leyeron? ¿Vieron las adaptaciones a la pantalla? ¿Qué opinan?

Título original: A Study in Scarlet
Autor: Arthur Conan Doyle
Año de publicación original: 1887

En mi opinión, es el mejor libro para empezar con Sherlock Holmes, porque al ser el primer libro que nombra al detective, además de resolvernos la obsesión por leer las cosas ordenadas (bueno, alguien tendrá esa obsesión, seguro), lo podemos conocer a través de los ojos de Watson, que también lo está conociendo. Si se puede decir que hay algo lindo en este libro, es eso: incluye un momento tan importante en el mundo literario como es aquel en el que Sherlock Holmes y John Watson se conocen.

"Veamos...¿Qué otras desventajas tengo? (...)
Cuando dos personas van a empezar a vivir juntas es conveniente que sepan mutuamente lo peor de cada una de ellas."

En portugués
El libro está dividido en dos partes, en la primera, narrada por Watson, vamos conociendo a estos dos personajes: él se presenta y, como dije antes, conoce (y analiza) a Holmes. Las descripciones que hace de su futuro compañero de aventuras me parecieron muy divertidas, como por ejemplo cuando hace un listado de los conocimientos del detective. Este detective es un personaje único, porque pese a su soberbia y sus formas, no podemos odiarlo, le perdonamos todo, porque siempre tiene razón. En esta parte del libro se desarrollan los crímenes que toda historia policial incluye, así como su investigación y resolución (pero no se dan todas las respuestas).

"Tan notable como lo que sabía era lo que ignoraba"

En la segunda parte, empezamos un poco perdidos: ni Sherlock ni John aparecen, y parece una historia completamente distinta. No lo considero un spoiler, lo considero una aclaración sumamente pertinente porque me pasó de estar leyendo completamente confundida...hasta que (I’m sorry) tuve que googlear qué cornos había hecho Arthur Conan Doyle en este libro. Ahí me enteré que sí tienen que ver, pero solamente tenía que seguir leyendo: a medida que pasan las páginas, se van haciendo las conexiones entre las dos historias, y hasta puede que cambie un poco nuestra posición frente a los personajes involucrados en los crímenes.
En checo

Por si no lo saben, Sherlock Holmes es uno de los personajes más llevados al cine y a la televisión (si no me mintieron, ocupa el primer puesto). Entre últimas adaptaciones que conocimos están las películas con Robert Downey Jr. y la serie que protagoniza Benedict Cumberbatch. De esta última digo dos palabritas: es alucinante como, siguiendo las bases del libro, los guionistas pudieron a la vez crear algo tan distinto, que permite leer el libro de Arthur Conan Doyle, y ver la serie (este libro se corresponde con el primer capítulo, A Study in Pink) sin arruinar demasiado la sorpresa en uno u otro. Es decir, mantiene la esencia y muchos detalles, pero a la vez renueva la historia y hace algo distinto.

"No tiene importancia alguna lo que usted haga en este mundo. La cuestión es qué puede usted hacer creer a los demás que usted ha realizado."