miércoles, 3 de febrero de 2016

1984

Autor: George Orwell
Año de publicación original: 1949



Hacer reseña de un libro tan conocido que ha generado tan buenas opiniones no resulta fácil. Como ya se dijo mucho de esta novela de George Orwell, para no tornarme repetitiva, mi objetivo con esta reseña va a ser otro. En vez de explicar demasiado de qué trata y qué opino, voy a intentar convencerte a vos, que no lo leíste aún, tal vez por miedo, tal vez porque lo venís postergando hace tiempo, de que lo hagas.

Para ser breve con la sinopsis, Winston es un trabajador del Ministerio de la Verdad del Partido Exterior. Convive diariamente con las telepantallas que lo rodean, lo ven, lo escuchan. Su trabajo es una clara muestra del control del Partido: adapta la historia a la versión oficial; y cada día que pasa, sus pensamientos lo atormentan más y más, y su convencimiento del buen obrar del Partido disminuye.

"Despiertos o dormidos, trabajando o comiendo, en casa o en la calle, en el baño o en la cama, no había escape. Nada era del individuo a no ser unos cuantos centímetros cúbicos dentro de su cráneo."

La escritura es simple y clara, a diferencia de lo que uno se podría llegar a imaginar. No abunda en metáforas ni expresiones complejas. La única advertencia que puedo llegar a hacer no tiene tanto que ver con la escritura, sino con el contenido, y es que es un libro con una gran dosis de realidad, y es muy fácil hacer un paralelismo con nuestra sociedad. Si pensamos de forma pesimista, podríamos llegar a la conclusión de que no aprendimos nada (ese es uno de los "riesgos" del libro, que nos provoque un bajón terrible). Hace poco, cuando navegaba por Internet, me topé con una imagen que decía "1984 was not supposed to be an instruction manual" (algo así como "1984 no fue pensado para ser un maual de instrucciones"), lo que me dejó así :O *sorprendida* *atónita* *El Grito de Munch*


Como muchos, postergué la lectura de este libro por varios meses. Es un clásico. Los clásicos nos dan miedo. Nos da miedo no entender, sea la idea o la forma de escribir. Muchas veces son libros que fueron escritos tiempo antes de que naciéramos, y esa distancia genera inquietud. En ese sentido, yo creo que con este libro es poco probable que esos miedos se cumplan; ya lo dije: no es un libro muy rebuscado, la premisa y la escritura son claras. El segundo miedo es peor: miedo a que no nos guste...y a decirlo. Ahí no te puedo ayudar más que diciéndote que...es muy probable que te guste, y si no es así, ¡está permitido que no te guste un libro! ¡e incluso decirlo! ¡WOHOOO!

Una cosa interesante, ahora hablando de un tema ajeno al autor, es la variedad de ediciones que se pueden encontrar. La portada que se ve arriba, al inicio del post, es similar a la que se usa en la edición DeBolsillo, que es muy probable que la hayan visto en muchas librerías. En Argentina, hace un tiempo que también se puede encontrar la edición de Lumen, que cuenta con un ojo que se mueve, lo que la hace muy llamativa por su originalidad. También, para destacar por la creatividad, hay que hablar de la edición de Penguin, que busca simbolizar de forma muy simple la censura. (Y voy a agregar muchas imágenes que encontré para mostrar la variedad de ideas que surgieron a partir de este libro)

"Pensó con asombro en la inutilidad biológica del dolor y del miedo, en la traición del cuerpo humano, que siempre se inmoviliza en el momento exacto en que es necesario realizar algún esfuerzo especial. (...) Le sorprendió que en los momentos de crisis no estemos luchando nunca contra un enemigo externo, sino siempre contra nuestro propio cuerpo."